¿Nunca te ha pasado? Paseas por tu librería de cabecera, ojeas un libro tras otro y no te decides por la próxima lectura. Hay uno cuya sinopsis te atrae mucho, otro es de un autor de confianza y un tercero te lo ha recomendado alguien de buen criterio. No te decides hasta que no abres uno de ellos y lees sus primeras líneas: un inicio irresistible te obliga a comprarlo y correr a casa para seguir disfrutándolo.

Las primeras líneas de una novela tienen ese poder, tanto sobre un lector cualquiera como sobre el editor encargado de decidir si tu obra merece ser publicada. Necesitas impactar en el primer momento, agarrar al lector por la pechera y decirle bien claro que si decide seguir leyendo no se va a arrepentir.

Afortunadamente hay muchos métodos para conseguirlo. La entrada de hoy enumera algunos de ellos junto a ejemplos concretos que harán la comprensión muy sencilla. Elige el que mejor se adapte a tu novela y haz que sus primeras líneas sean irresistibles.

 

7 métodos probados para hacer que las primeras líneas de tu novela sean irresistibles

 

Desconcierta al lector en las primeras líneas

Muestra en las primeras líneas de tu novela algo que escape a la lógica, que desconcierte al lector.

Ejemplo: 1984, de George Orwell

“Era un día luminoso y frío de abril y los relojes daban las 13”.

¿Por qué funciona?

Somos curiosos por naturaleza, nos gusta comprender las cosas. Para comprender por qué en la distopía de George Orwell los relojes dan las trece, no nos queda otra que seguir leyendo.

 

Muestra un personaje atractivo en las primeras líneas

Pocas cosas como un personaje diferente y bien construido para engancharnos a una lectura. Otro método eficaz de iniciar una novela es mostrar desde la primera frase que tu personaje no es uno más, es decir, que es único e irrepetible.

Ejemplo: Scaramouche, de Rafael Sabatini.

“Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese era todo su patrimonio”.

¿Por qué funciona?

Los lectores querrán saber más sobre ese personaje tan particular.

 

Presenta el corazón de la novela en las primeras líneas

Aprovecha las primeras líneas para presentar al lector el cogollo de la novela, el eje sobre el que gira la trama o su punto de partida. Imagínate que tienes que resumir la sinopsis en un tweet y arranca desde ahí.

Ejemplo: La Metamorfosis, de Franz Kafka

“Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto”.

¿Por qué funciona?

La idea original sobre la que tejiste toda la trama de tu historia es uno de los recursos más potentes de los que dispones. Esa bombilla que se encendió en tu cabeza y prendió tu corazón, la que te obligó a dejarlo todo para empezar a escribir, puede ser un inicio irresistible para tu novela.

Pon en tensión al lector en las primeras líneas

Empieza la novela con una escena tensa. Transmite inquietud en los personajes, deja ver que algo importante se avecina. El lector no se lo querrá perder.

Ejemplo: Me vas a permitir, arriesgándome a pecar de soberbia, utilizar el de mi novela.

“El hombre de acento extranjero se sentía inquieto, sus gestos le delataban. Mientras recorría en coche los kilómetros que separan la capital de la Región de Murcia y La Manga del Mar Menor, no podía parar de pensar en qué sería lo que tenía que decirle”.

¿Por qué funciona? 

De nuevo, genera una pregunta para la que el lector querrá una respuesta. ¿Qué inquieta tanto al hombre de acento extranjero? ¿Qué tiene que decirle ese otro hombre?

 

Haz reír al lector en las primeras líneas

Todos apreciamos el humor en una novela. Si consigues que el lector esboce una sonrisa al leer el primer párrafo, lo tendrás en tu barco.

Ejemplo: La Conjura de los Necios, de John Kennedy Toole

“Una gorra de cazador verde apretaba la cima de una cabeza que era como un globo carnoso. Las orejeras verdes, llenas de unas grandes orejas y pelo sin cortar y de las finas cerdas que brotaban de las mismas orejas, sobresalían a ambos lados como señales de giro que indicasen dos direcciones a la vez. Los labios, gordos y bembones, brotaban protuberantes bajo el tupido bigote negro y se hundían en sus comisuras, en plieguecitos llenos de reproche y de restos de patatas fritas”.

¿Por qué funciona?

En las escuelas de narrativa y escritura creativa se suele disuadir de empezar una historia con largas descripciones, pero si eres capaz de escribir una tan divertida como esta, ¡ni te lo pienses!

Intriga al lector en las primeras líneas

Presenta el final de la novela en las primeras letras. La necesidad de respuestas se pondrá en marcha de nuevo para atrapar al lector desde el párrafo de apertura.

Ejemplo: Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.  

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo”.

¿Por qué funciona?

Vale, sabemos que Santiago Nasar –el protagonista– acabará muriendo. Pero lejos de cercenar con ello nuestro interés en la historia, García Márquez plantea en la primera frase todas las preguntas sobre las que girará la historia.

 

No hagas nada de eso, pero haz que tus primeras líneas funcionen

Los manuales de instrucciones limitan el genio del ser humano. Siéntete libre de iniciar tu novela como te venga en gana, solo debes asegurarte de que funcione

Ejemplo: El camino, de Miguel Delibes

“Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así”.

¿Por qué funciona?

A simple vista no tiene nada especial, ¿verdad? De hecho, esas palabras podrían dar el pistoletazo de salida a cualquier obra narrativa del mundo. La realidad es que solo Miguel Delibes las escogió para la suya.

Espero que este texto te ayude a construir un arranque irresistible para tu historia. La primera impresión de tu novela debe ser magnética, impactante y útil para el desarrollo narrativo de la historia; no hay mejor modo de ganar lectores y conquistar editores.

Ahora llega tu turno, ¿cuál es tu inicio de novela favorito? ¿Te atreves a compartir el de tu historia? ¡Recuerda que mis artículos solo son una excusa para generar un debate en los comentarios!

¿Te ha gustado el artículo?

Únete a Narrativa Creativa y disfrutarás todos los meses de artículos no publicados en el blog. ¡Contenidos exclusivos para suscriptores totalmente gratis!

¡SÍ!