Abrí esta web hace menos de dos semanas. Afortunadamente me preparé a conciencia, leí durante meses a mucha gente que había recorrido el mismo camino y la lancé estando convencido de que iba a sortear todas las piedras de mi ruta. De que no iba a caer en ninguno de los errores de novato clásicos al abrir un blog de escritor. Fui un iluso, porque la vida volvió a enseñarme una valiosa lección: el aprendizaje es un proceso continuo que nunca termina.

En este artículo quiero recopilar los fallos más recurrentes a la hora de embarcarse en este emocionante viaje. Los que aprendí leyendo a otros y los que me ha enseñado la propia experiencia, a base de ensayo y error. Gracias a un puñado de bloggers yo pude evitar la mayoría de ellos, así que escribo con la ilusión de que estas letras tengan la misma utilidad para otros.

10 errores de novato que puedes evitar en tu blog de escritor

 

1. Crear un blog gratuito

¿El blog es para ti un mero entretenimiento o pretendes sacarle algún tipo de beneficio? Salvo que la respuesta sea la primera, huye como de la peste de wordpress.com, blogger y demás plataformas para amateurs. Las razones son infinitas:

  • La imagen no será la adecuada. Piensa en el aspecto habitual de uno de estos blogs, ¿comprarías algún producto o servicio en ellos? No transmiten la seriedad y fiabilidad de una web personalizada y con un diseño cuidado.
  • El blog de escritor no será tuyo. Blogger y wordpress.com tienen los derechos de todo lo que se hace en su plataforma. Si ellos cierran, tu blog desaparece y todo tu trabajo se va por el retrete.
  • Publicidad molesta e innecesaria. La publicidad no es mi método favorito para monetizar un blog de escritor, pero en determinadas circunstancias puede ser interesante. En las citadas plataforma tendrás la peor de ellas: publicidad aleatoria –no relacionada con los gustos de tu lectores- e invasiva, que tendrás que pagar para desactivar.

¿La solución a todos esos problemas? Comprar un hosting y apostar por wordpress.org. La web de Narrativa Creativa, incluyendo además el dominio y una plantilla de pago para hacer el diseño más atractivo, ha supuesto una inversión de unos 150 euros.

 

2. No tener lista de suscriptores desde el minuto cero

En el mundo anglosajón, que nos saca años de ventaja en esto del blogging, una frase muy repetida es “el dinero está en la lista”. Conciénciate de que uno de tus objetivos primordiales en los primeros meses de vida del blog debe ser amasar el mayor número de suscriptores posible.

  • Tendrás una audiencia fiel a la que volver a dirigirte de manera personal y convencer de tu fiabilidad. Si consigues hacer viral uno de tus post, pero ese chorro de visitas se va para no volver, no habrá servido de nada.
  • Podrás conocer sus intereses. Si haces las preguntas adecuadas tendrás la posibilidad de conocer de primera mano los temas que más preocupan a tus lectores. Una información muy valiosa para crear contenidos y lanzar productos adaptados a sus gustos.

 

3. No hacerla visible al 100%

En este error de novato caí como un pardillo. Si bien desde el primer día tenía una pestaña destinada a hacer crecer mi lista de suscriptores, no fue hasta hace poco cuando activé un pop-up con el que dirigir a los lectores hacia allí.

¿Resultado? El post sobre los mejores booktubers en español recibió 1.500 visitas en dos días, pero apenas se suscribieron un puñado de ellas. Desde que activé el pop-up con el plugin SumoMe, la tasa de conversión (número de suscritos por visita) se ha disparado.

 

 4. No especializarte

El famoso lector ideal. Es una de las cuestiones más repetidas por los especialistas en blogging. Debes escribir para una persona concreta, ponerle un nombre si hace falta y conocerlo como si fuese tu hermano. Edad, sexo, aficiones, necesidades…Tu objetivo debe ser darle a ese lector imaginario (que es muy real) lo que viene a buscar a tu web. Un blog de escritor puede ser:

  • Un blog de reseñas, para lectores.
  • Un blog de técnica narrativa, para escritores.
  • Un blog para ayudar a crear un buen blog de escritor.

Además, dentro de esas opciones hay micro nichos todavía más especializados. Un ejemplo es Ana González Duque, de Marketing Online para Escritores.

Por encima de todo, decidas lo que decidas, lo más importante es que aportes valor al lector, que le soluciones un problema. Hablar de ti, de tu vida y de tu libro está bien, pero no te llevará a ningún sitio.

 

5. Tirar la toalla

La inmensa mayoría de los blogs que nacen, cierran a las pocas semanas, como mucho en unos meses. La principal razón es la falta de constancia. Al principio será muy difícil atraer tráfico, y Google no te tendrá en cuenta hasta que lleves un tiempo considerable escribiendo de manera regular.

Arranca este camino sabiendo que durante los primeros 6 meses, incluso todo el año de apertura, deberás trabajar muchas horas para conseguir visibilidad y autoridad en tu nicho. Para sentar las bases de lo que venga después.

6. No definir un calendario y respetarlo

Necesitas un calendario editorial. La organización es clave para cualquier escritor, así que aplícate el cuento y hazlo todos los meses:

  • Tus lectores sabrán a qué atenerse. Si publicas (por ejemplo) cada martes y cada viernes, evitarás que se vuelvan locos esperando tu nuevo artículo.
  • Podrás buscar la variedad. No me obsesiono con ello, pero cuando organizo mi calendario editorial trato de que haya al menos una entrevista y un post sobre blogging como este cada dos semanas.
  • Te obligarás a trabajar. Tener una fecha fijada de antemano te obligará a echar horas cuando llegue el cansancio. De lo contrario, siempre te podrás engañar pensando que lo acabarás al día siguiente…

 

7. No hacer guest post desde el primer momento

El guest post (artículo de invitado) es una de las técnicas más extendidas y recomendadas en la blogosfera anglosajona. Una relación bilateral en la que solo hay beneficios para ambas partes.

Consiste en escribir un artículo en un blog de referencia en tu nicho. Una oportunidad única para dar a conocer tu talento y tu web a una audiencia consolidada e interesada en tu temática; a la vez que la otra parte de la ecuación recibe contenido de calidad sin gastar tiempo o dinero.

El gran Frank Scipion ahonda en el tema, explicando la manera de conseguir que acepten tu propuesta y qué tipo de post debes redactar para que la estrategia sea un éxito.

En mi caso, el jueves 8 de junio -13 días después del lanzamiento de la web- se publicará en una página de referencia un post que me he currado, sobre las formas en que un escritor puede encontrar la inspiración. Os contaré el resultado.

 

 8. Despreciar la importancia del contenido

No hay que perder la vista de lo realmente importante. Solo crearás una audiencia si tu contenido es de calidad y aporta valor a tus lectores, esto es de cajón.

Pero la cosa no se queda ahí. El algoritmo de Google ha evolucionado mucho en los últimos años, tanto que lo más importante para ser posicionado es que el buscador considere que lo que escribes merece la pena.

¿Cómo se consigue eso? Escribiendo artículos largos, que solucionen problemas a tu audiencia, se compartan en RRSS y se comenten en la web. No hay mejor aval que ese.

 

 9. Sacrificar calidad por SEO

La importancia de las técnicas de SEO es relativa. Los verdaderos expertos en la materia pueden llegar a sacarle mucho jugo, pero mi consejo es –al menos al principio- centrarse en otras cosas. Escribe buen contenido y trabaja para que llegue al mayor número de lectores posible. Que el SEO sea un complemento, no un objetivo: redacta de manera natural, pensando siempre en el lector y no en Google.

A partir de ahí, el plugin Yoast SEO de WordPress te facilitará el resto del trabajo. Es una guía de pequeñas acciones que te ayudarán a posicionar sin sacrificar la calidad de los post ni gastar más tiempo del que tenemos. Emplear una palabra clave, enlazar a artículos relacionados de nuestra propia web y de otras de referencia en nuestro nicho o utilizar imágenes o incluso vídeos, son algunas de ellas.

 

10. Obsesionarte con las RRSS

Es un caso parecido al del SEO. Las redes sociales son importantes, una excelente herramienta para atraer tráfico a tu web, pero al principio tendrás muchas cosas a las que atender. Destinar a ello más tiempo del necesario es un error. Centra tus esfuerzos en Facebook –la que mejores resultados da- y quizá también en Twitter, pero no te compliques con el resto los primeros meses. Ya habrá tiempo para ello más adelante.

 

 

Estos son los fallos más graves y recurrentes que se cometen a la hora de crear un blog de escritor. Errores de novato que ahora está en tu mano evitar. ¿Cometiste alguno de ellos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!